sábado, 17 de mayo de 2014

Volviendo a la carga...a ver si me acuerdo

Hola a tod@s y bienvenidos de nuevo.
Seguramente, y así por encima, hace cerca de dos años que tengo abandonado mi blog...pero por muchísimos motivos (mayormente de trabajo) no he tenido tiempo suficiente ni de hacer nuevas recetas, ni de colgar las que ya tengo hechas. O si en alguna ocasión he hecho algo ha sido con prisas y sin poder hacer fotos ni dedicarle el tiempo que esto necesita.
Por eso, me voy a poner desde hoy manos a la obra a actualizar y ponerme al día. Esto es como empezar de cero, no sé si me acordaré de etiquetar y todas esas cosas, pero tengo contacto directo con una gran bloggera, Toñi Navarro, que fue la que me introdujo en este mundo...y seguro que me hecha un cable si me quedo un poco atascadilla. Intentaré renovar un poco la imagen y poner nuevos a partados...pero todo a su tiempo y con paciencia.
Un saludo a todos y hasta pronto.


martes, 23 de octubre de 2012

Gachamiga Romanera...hoy cocina mi padre!!!

Después de más de 6 meses sin escribir nada...por fin he vuelto!
Hoy os pongo una receta un tanto especial; no solo por ser mi padre el que la elabora siempre, si no porque las cantidades de los ingredientes no os las podré dar en gramos ni kilos, ya que es una receta que se mide con tazas o puñados...como toda la vida. Ahí va:

- 7 puñados de harina de panadería o en su defecto de fuerza
- Una taza de café con leche de aceite de oliva virgen extra
- Un litro de agua
- Ajos pelados (a gusto de cada uno)
- Sal
- Se le puede añadir también embutido (longaniza o morcilla)
- Capellán para acompañar

Lo ideal es hacer la gachamiga en una sartén especial y en fuego de leña, pero hay gente que también la hace en la cocina de gas...el sabor es totalmente diferente o por lo menos para mi.

Se pone el aceite en la sartén y cuando esté caliente añadimos los ajos y los doramos.
Cuando están dorados se les añade un puñado de harina y se remueve. Según el chef este paso es así para evitar que el aceite se prenda cuando incorporamos el agua.
Ahora incorporamos el agua y removemos bien hasta que quede un líquido uniforme.
A continuación ya incorporamos la harina poco a poco mientras vamos removiendo y la sal. En este paso necesitamos la ayuda de alguien ya que es imprescindible ir removiendo para evitar que queden grumos. En este caso la pinche era mi madre.
Y a partir de aquí todo es mover y mover y mover hasta ir consiguiendo una masa consistente como esta:
He de decir que intenté y reintenté hacer la foto en el momento del giro...pero me rendí a la quinta vez...porque me fue imposible pillarla al vuelo.
Y el resultado fue este...la fotos no son muy buenas, pero todavía estoy empezando y tengo que buscarme escenarios decentes para hacer cosas chulas.
Finalmente asamos el capellán sobre las brasas que han quedado y lo podemos utilizar para hacer una ensalada con tomate maduro trinchado, cebolla tierna y aceitunas partidas.
A pesar de ser una comida bastante contundente, ese día me apetecían tortitas con caramelo...y ni corta ni perezosa las preparé como postre. 
Os pongo la foto...pero la receta la pondré otro día.
Estaban bueníiiiiiisimas.
Y ya como despedida os dejo una foto del rey de la casa...este si que vive bien...


¡Nos vemos pronto!











miércoles, 4 de abril de 2012

Pido disculpas

Buenos días:
Esta entrada no es para mostraros ninguna receta nueva. Es para pediros disculpas por tener el blog tan abandonadíiiiiiiiisimo...pero estoy haciendo las prácticas del Ciclo de Cocina y Gastronomía y acabo tan cansada que no me apetece mucho ponerme delante del ordenador. Tengo ya algunas fotos preparadas de recetas que hice el mes pasado, así que en tener un ratito las iré poniendo.
¡Nos vemos pronto!

domingo, 26 de febrero de 2012

Empanadillas

He tenido el blog un poco abandonado durante unos días...pero estaba de exámenes y lo primero es lo primero. Pero bueno, ahora ya tengo más tiempo para volver a meterme en la cocina de casa.
Hoy he hecho unas empanadillas que le había prometido a Magda, mi compañera de la librería, por haberme ayudado en un trabajo para el instituto.
Ahí va la receta:
Ingredientes para aproximadamente 25-30 unidades, dependiendo del tamaño de cada empanadilla.
- 350 gramos harina de media fuerza.
- 150 gramos agua
- 100 gramos aceite de olivan
- 50 gramos de vino blanco
- Sal
- Huevo batido para pintar.
Para el relleno:
- Medio calabacín.
- Dos rodajas de berenjena.
- Media cebolla.
- Tomate triturado.
- Un huevo duro.
- Una patata hervida.
- 10 aceitunas.
- Un lata de atún.
- Orégano.

Cortamos todos los ingredientes a dados no muy grandes, y preparamos el relleno de las empanadillas. Estos son los ingredientes que yo he utilizado, pero se le puede poner a gusto de cada uno.
Lo incorporamos todo en la sartén, dejando para el final el tomate, el huevo y la patata. Cuando esté listo lo dejamos enfriar, y mientras preparamos la masa.
Para la masa, calentamos el agua, vino y aceite y lo incorporamos a la harina que tendremos unida a la sal. Amasamos hasta que queden una mezcla homogénea. Si véis que se queda demasiado blanda, se le puede añadir un poquito más de harina y volver a amasar; pero este tipo de masa (escalfada) suele quedarse más bien blanda.
Cuando ya está lista y ha perdido parte del calor, se estira sobre una superficie enharinada. Con un cortapastas del tamaño que deseemos obtener la empañadilla porcionamos y vamos rellenando y doblando. Presionamos con un tenedor para que quede bien sellada y las pintamos con huevo batido.
Las ponemos en la placa del horno. Precalentamos el horno a 180ºC.
Horneamos durante 15-20 minutos, hasta que veamos que se doran por la superficie. El tiempo variará dependiendo del tamaño y grosor de las empanadillas y de la función que le pongamos al horno. Yo lo he puesto combinado con aire y resistencia superior.
Este es el resultado: